MODA, GLAMOUR Y SERIEDAD EN EL TRABAJO INTERDISCIPLINARIO Y TRANSDISCIPLINARIO ARTISTICO

Por Maris Bustamante artista visual No Objetualista

 MODA: Del francés mode, del latín modus. Uso, modo o costumbre que está en boga, durante cierto tiempo o en determinado país. Manera pasajera de actuar, vivir, pensar, actuar. Propia de una época. Su utilización se da a partir del siglo XV.

GLAMOUR: [Scot. var. of grammar in sense of gramarye, popularized by Sir Walter Scott; orig. esp. in cast the glamour, to cast an enchantment], 1. originally, magic; enchantment; magic spell or charm; hence 2. seemingly mysterious and elusive fascination or allure, as of some person, object, scene, etc.

SERIEDAD: Posición comprometida con la supervivencia y evolución de la especie humana. Trabajo intelectual ligado a los propios afectos, artificialmente creado y obstaculizado adicionalmente, cuando se ha sido cautivado por una moda y se vive del glamour.

                                                LO MENOS IMPORTANTE ES TENER LA RAZON.

MB

ENCUADRE  HISTORICO  PARA LA DISCUSION (EN LUGAR DE INTRODUCCION)

Desde que empezó a darse cuenta que se daba cuenta, el ser humano -hombre y mujer-, se ha caracterizado por encontrar la razón de las cosas, construír sistemas de conocimientos para institucionalizarlos con el objetivo principal de no empezar desde el principio todo el tiempo.

Se entiende que el principio al que aludimos se encuentra como impronta registrada desde el más remoto pasado en la especie humana. Existe una línea que es la historia, puente que nos une con nuestros antepasados. Entendido por el idealismo como monolineal, este linaje histórico de la especie humana en realidad se ha sostenido por las salidas alternas que en cada momento de la historia tratan de escapar a reglas rígidas. Para  asegurar la resolución de los conflictos que siempre están presentes con y en la existencia, esta especie ha inventado reglamentos y leyes de una manera metódica. Conceptos como la justicia, la violencia, la ciencia y el arte -la cultura-, son invenciones propias de esta especie que han causado y causan no pocos conflictos de intereses entre sus miembros o entre grupos conformados por ellos.

Considerando que la existencia es en sí misma la experiencia más fuerte que todo ser humano tiene y que, desde que se da como hecho casi milagroso, muchas han sido las maneras que se han intentado y aplicado para su mejor desarrollo, podemos entender que no por practicarse, las maneras practicadas han sido siempre las mejores. De hecho, la certeza y eficacia de las acciones, han dependido y siguen dependiendo de los mismos sistemas sociales generados por sus individuos, del grado de evolución de estos, así como del modo flexible para implementar dichas acciones.

SEPARACION ENTRE RACIOCINIO Y SENSIBILIDAD

Una de estas maneras que, aunque requiriendo de flexibilidad, la encontramos generalmente rígida, se puede observar en  el hecho de que las sociedades humanas han registrado desde el principio el deseo de comprender la realidad, lo que ha derivado en la producción del conocimiento. Este se inició de manera informal desde que los primeros humanoides se levantaron sobre sus extremidades inferiores en pequeño número primero, dando como podían su respuesta a la realidad y de acuerdo a sus posibilidades. Los grupos, primero endógamos y después exógamos, fueron propiciando interrelaciones e intrarrelaciones personales con los otros y consigo mismos, cada vez más complejas.

A medida que se fue sofisticando la constitución cerebral, afectiva y motora, también se fueron haciendo más complejas las maneras de “leer” la realidad y con esto las respuestas hacia ella. De manera formal se empezó a observar y a interactuar con la realidad de manera más productiva, cuando de entre los grupos, algunos individuos, empezaron a razonarla y a explicarla. Para que se diera este proceso fue necesario tener un sistema social y un tiempo adicional, lo que requirió de contar con una infraestructura material básica resuelta.

Cuando aparecen los primeros filósofos gracias al ocio creativo, nace el razonamiento lógico y con ello la idea de la ciencia apoyada en postulados para, desde ellos, crear sistemas de pensamiento con los cuales avanzar, según se fueran resolviendo los problemas que se iban identificando. El método fue iniciar la identificación-explicación desde lo más sencillo a lo más complejo. Es decir, inversamente proporcional a la realidad misma.

Para proteger sus teorías del error, los primeros pensadores consideraron que no podían guiarse por los sentidos, por lo que al armar los conceptos, los excluyeron. Esto propició que se empezara a escindir lo racional de lo sensible. La conformación del conocimiento se dio con esta estructura dividida; no podía ser de otra manera, y aún con todos los prejuicios que en adelante se heredarían, por fin se había empezado. Tenemos claro pues, que durante mucho tiempo se ha supuesto que mientras la ciencia utiliza prioritariamente los razonamientos intelectivos y racionales, las artes utilizan la intuición y los sentidos, llegándose a afirmar que éstas lo que hacen fundamentalmente, es “mover los afectos y los sentimientos”. Muchos  científicos y artistas, convencidos honestamente, han defendido tales premisas como parte de su identidad profesional. No podía ser de forma diferente, ya que la educación formal e informal impone a los individuos, la información que se requiere de ellos, según el tiempo y espacio específicos.

Esta división entre cerebro y corazón1, fue una de las condiciones impuestas y heredadas por la corriente del racionalismo, que sobrevaloró desde luego al primero, y que hoy, como propuesta, se encuentra en absoluta decadencia, después de más de setecientos años de vigencia. El racionalismo europeo implantado en tierras americanas con grandes contradicciones desde su imposición a partir de 1492, ha propiciado por lo mismo actitudes contestatarias desde las diferentes maneras de pensar la realidad.

En su libro El Pensamiento Visual  2, Rudolf Arnheim,  Profesor de Psicología de Harvard demuestra que la escisión entre pensamiento y sensibilidad fue una herencia que se convirtió en mito enajenante. Este mito destruído gracias al trabajo de Arnheim descubre que todo pensamiento es de naturaleza perceptual y que los artistas manejan inteligencia y pensamientos a través del manejo de imágenes, así como los científicos también visualizan imágenes en su proceso de trabajo, además de utilizar la intuición como método inconsciente de trabajo. Arnheim descubrió que mientras la percepción visual es una forma de la inteligencia, a su vez la ciencia utiliza las imágenes para conformar sus modelos mentales. Nos ha aclarado que las formas son conceptos, y nos demuestra la existencia de un pensamiento visual. Con sus investigaciones en ambos “latifundios” del conocimiento (ciencias y artes) y sus experimentos en el campo psicológico desde la Gestalt, abrió la brecha para la integración del ser humano en su intelecto y en su percepción sensible, que hasta entonces había sido dividido artificialmente en dos áreas: la cognitiva y la emotiva.

Sin embargo, y a pesar de la conciencia sobre este respecto, esta escisión entre percepción y procesos intelectivos sigue vigente en las estructuras sociales y culturales, ya que todavía hoy podemos encontrar a las carreras profesionales divididas en ciencias y artes. Si un joven tiene dudas vocacionales porque le gustaría desarrollarse tanto hacia la ciencia como hacia el arte, debe escoger una de las dos. De hecho la polémica con las humanidades es que no llegan a ser ciencia a la que aspiran, ni dejan de apartarse totalmente de las artes a las que rechazan. Se encuentran en medio sin tener una identidad definida.

Por extensión lógica, en la sociedad, se da también como consecuencia esta división en la situación imperante de los géneros, ya que nuestras sociedades patriarcales y falocráticas siguen otorgando al varón la posibilidad de explayarse a través de sus pensamientos, mientras que a las mujeres se les atribuyen cualidades “especiales” y “naturales” para la emoción. No sin grandes esfuerzos, y a riesgo de perder su virilidad, los hombres han de demostrar que son “aptos” para manejar y expresar la sensibilidad y los afectos, así como las mujeres todavía sufren las consecuencias por “envidiar al hombre”, masculinizando su feminidad, y atentando contra su naturaleza biológica y fisiológica sólo por aspirar a desarrollar sus cualidades intelectivas.

Esta herencia de conocimientos y comportamientos “artificialmente” escindidos se ha introyectado en la especie, tal

vez hasta orgánicamente, en donde ambos campos se encuentran en general en autoexclusión, y hasta con equivalencia en su conformación cerebral, es decir, cada uno por su lado (dos cerebros) y sin posibilidades para una integración orgánica armónica

  EL PROBLEMA DE LAS DISCIPLINAS

Por otro lado, el empleo y desarrollo de la lógica racionalista durante siglos reforzó esta división, lo que generó hacia el interior de cada campo características que tenemos la obligación de revisar para cambiar. Entre ellas, la conceptualización de las disciplinas como los altares del conocimiento “idóneo”, como las reforzadoras y avales de las características a manejar en cada campo, con la imposibilidad de “cruzarse” a través de sus fronteras.

Tal vez fue a partir de la segunda guerra mundial que los cambios registrados en las culturas humanas fueron substanciales en este sentido, ya que al requerir de reconstruírse afectiva, intelectual y arquitectónicamente, se propiciaron consecuencias no previstas en cuanto a cruce de fronteras. En el campo científico, aparecieron serias señales en el sentido de defender que los científicos piensan y sienten y que aún utilizan la intuición como método cotidiano de trabajo.

Se necesitaba pensar de otra modo en un mundo que ya era de otra manera, y así se empiezan a incluír propuestas conceptuales muy anteriores. Tal fue el caso de Claude Bernard, científico experimental, quien había anticipado desde el año de 1865: “La intuición o sentimiento genera la idea o la hipótesis experimental, esto es, la interpretación anticipada de los fenómenos de la naturaleza. Toda la iniciativa experimental está en la idea, ya que solamente la idea provoca la experiencia. La razón o el razonamiento sirven sólo para deducir las consecuencias de esta idea para someterla a la experiencia”3.

El mismo Poincaré dijo en relación a las matemáticas, lo que Bernard de las ciencias experimentales: “Con la lógica se demuestra, pero solamente con la intuición se inventa. La facultad que nos enseña a ver es la intuición”4.

Este registro demistificador, surgido en la ciencia desde luego, reverbera en el campo artístico, que lo asume y por tanto lo empieza a defender. Los artistas manejan así conscientemente pensamiento y emociones. Esta diferencia “artificialmente” creada -entre lo que se piensa y lo que se siente- dejó un registro profundo no sólo en el comportamiento humano sino en sus instituciones del saber. La podemos rastrear todavía en la diversidad de las disciplinas existentes, en cuya diferenciación subyace esta división implícita entre razonamientos y sentimientos para establecer las diferentes carreras profesiones que se ofrecen.

Cada carrera profesional que se ofrece desde los centros de estudios, universitarios o no, destinados a conceptualizar y/o a difundir los conocimientos que instrumentan a los individuos para hacer productiva social y económicamente su existencia, reproducen así casi sin excepción, esta diferencia general y drástica entre los campos fundamentalmente disociados: o arte-humanidades o ciencias (duras o blandas).

La disciplinariedad entendida como un esfuerzo autoritario contra la naturaleza humana, para dosificar o instrumentar los grados de complejidad ha sido, hasta hoy, el camino monolineal por el cual se ha transitado en general. No sorprende que el término disciplina se identifique también con el de azote. Por ello siguen llamando poderosamente la atención, los casos de individuos “geniales” que lo son porque integran los dos pensamientos en uno solo. Son los héroes que demuestran su oposición a tan arbitraria y consuetudinaria medida contra la especie. Desde luego que dichas medidas “contranaturales” son siempre promovidas y reforzadas por las castas que, ejerciendo el poder ideológico y económico desde las estructuras piramidales, obligan a reproducir constantemente las relaciones de sumisión y dominio que tan ventajosas les siguen siendo. Conviene al poder en tal sentido, y de acuerdo a sus intereses de clase, el considerar los casos aislados como una excepción y por ello el término “genial” seguirá destinado sólo a unos pocos, cuando el acceso a tal respuesta puede enseñarse. Parte importante de la genialidad de estos individuos ha sido el crear cruces transdisciplinarios en el conocimiento para integrar ideas completas en su trabajo cotidiano. Ha sido y seguirá siendo un gran y costoso esfuerzo realizar dichas tareas, considerándose siempre desde su principio como transgresivas, lo que al practicarlas “obliga” a cometer faltas no sólo contra el grupo en el poder y sus instituciones, sino contra toda la sociedad, el orden natural, moral y por ello hasta contra Dios. Así se explican los conflictos de interrelación con los otros y hasta los económicos que han obligado a dichos individuos a morir casi siempre castigados, excluídos del grupo y en la miseria. Rescatar su obra después de muertos, permite diluír el valor subversivo de sus propuestas las que con homenajes post mortem  quedan integrados a la sociedad de su tiempo y sin la esperada continuidad.

Por todo esto siempre ha provocado sorpresa, desorientación y hasta miedo, la capacidad en ambos sentidos, hacia la razón y hacia las emociones, juntas. Individuos que piensan-sienten o sienten-piensan, se perciben como peligrosos, no sólo por sus cercanos, sino por los que detentan el poder desde las élites que habitan en el nido del águila construído en el vértice de la pirámide social. Inclusive estos miedos se han explicado, a través de la utilización mayor, menor o nula (en el caso de inteligentes que por serlo están locos) de las dos partes del cerebro humano, que algunos autores han subdividido en más de dos (cerebro de mamífero, de reptil, etc.). O bien con la sustentación desde la “inteligencia” esgrimida por los árbitros del sistema. Se es más o menos inteligente, siempre en referencia a los modelos sociales aceptados.

Nunca se ha enfocado la cualidad de la genialidad como una “ruptura de la disciplinariedad”, ya que hasta este momento, la disciplina ha sido un concepto-idea indiscutible. La discusión sobre la disciplina se vive como arbitraria y contraria a La Razón y por tanto a El Orden. También puede generar discordia y sensaciones de peligro. Es un hecho que mientras los individuos estén encerrados en sus disciplinas, el marco legal los tiene contemplados y copados. En el momento que se propicie y promueva abiertamente no sólo la interdisciplinariedad sino la transdisciplinariedad, los individuos desde su perspectiva de no-dividido (individuo) y desde sus no-atomizados grupos, alterarían substancialmente las formas de control hacia ellos.

Pero los que deseamos discutir la razón y vigencia actual de la disciplina, ¿a qué tipo de orden nos referimos?, o más bien, ¿a qué tipo de desorden nos referimos?

DIFERENCIA ENTRE INTERDISCIPLINA Y TRANSDISCIPLINA

La discusión sobre las disciplinas tiene hoy un sentido insoslayable cuando nuestro mundo se ha globalizado y con ello se nos ha orillado a la inevitable discusión sobre el concepto de la frontera en el sentido geográfico, político y cultural.  Todas las etapas a que nos ha sometido el desarrollo del capital han sucedido como consecuencia de los modos de supervivencia en lo material. Ni siquiera tiene que ver en lo central de su proceso con la búsqueda de un ideal humano, o del mismo conocimiento como tal. Es una consecuencia de los modos como se intercambian objetos, útiles, víveres, y aún, humanos. Desde luego que esto ha propiciado también el intercambio de ideas, siempre y cuando manejen de alguna manera, capital o pobreza.

Desde la década de los setentas, caracterizada por la confrontación de valores, conductas y aspiraciones generadas por la especie, se viene oyendo hablar cada vez más acerca de la interdisciplinariedad como una vía para la integración del conocimiento desde las diversas disciplinas que intuyen objetivos afines.

¿Significa esta palabra, que la disciplina como idea-concepto-trabajo ha empezado a implotar?

¿Que las diferencias/fronteras entre los campos disciplinarios ha llegado a su punto máximo de incompetencia?

¿Significan estas preocupaciones que el conocimiento empieza a desear globalizarse?

¿Es posible incidir en estas nuevas maneras de pensar?

La moda actual sobre el trabajo inter y transdisciplinario, a pesar de su frivolidad, refuerza la idea de que esta discusión tiene que empezar a ventilarse públicamente para propiciar nuevas maneras de pensar al producir y al divulgar conocimientos.

El término disciplina, del latín que significa doctrina, se empieza a utilizar desde el siglo13 y como mencionábamos, en su doble acepción significa azote. Desde luego que compartimos la idea sobre el hecho de que la construcción y aprendizaje del conocimiento no es una labor natural sino artificial, consecuentemente dolorosa, por lo que versiones religiosas lo ubican como un castigo bien ganado por cometer el pecado de soberbia y desobediencia a la voluntad divina. Compete solo a la “divinidad” el ser íntegro.

Viéndolo en un sentido arreligioso (no antirreligioso) y reconociendo estos padecimientos que muestra la especie, observamos en su dificultad por construírlo, casi una labor contranatura. De ahí que los esfuerzos para su sistematización impliquen una convocatoria para todos, pero que su respuesta en concreto sea sólo para unos pocos, independientemente de otros intereses que puedan promover y usufructuar estos grados de dificultad inicial. Así la educación en lugar de acercar, aleja y obstaculiza.

Las disciplinas han representado los “cajones” de un armario, que han guardado los diferentes hallazgos con los cuales se construye precisamente, el armario. Las distancias entre uno y otro cajón han sido delimitadas por razones obvias o recreadas ficticiamente. Esta organización, distribución, separación y encajonamiento de las disciplinas, desde luego que se corresponde con las necesidades que las formaciones sociales van generando para sustentarse y sobrevivir, haciendo también sobrevivir sus expectativas sobre sí mismas, aunque éstas no sean vigentes.

Entonces el desarrollo histórico hacia las disciplinas ha sido:

1.- evolución a humanos

2.- defensa-respuesta a la realidad

3.- invención del conocimiento

4.- división del conocimiento en dos: lo racional/intelectivo y lo sensible/intuitivo

5.- reflejo de esta división arbitraria en las disciplinas

6.- las disciplinas se organizan en carreras o campos profesionales.

Desde luego que la necesidad que cada individuo tiene para buscar y obtener placer por el desarrollo personal y social, poco a poco se fue sustituyendo por razones de tipo “ético y moral”, asegurándose así la producción de los profesionales para los diversos campos de la productividad humana, independientemente de si les proporcionan satisfacción o no. Por ello, la moral religiosa premia el sacrificio con la salvación “eterna”.

El trabajo interdisciplinario implica la participación de varias disciplinas para la consecución de un objetivo. De esta manera se reúnen varios especialistas en campos afines o antiguamente “excluyentes”. Al ofrecer los conocimientos reunidos en función de un objetivo final más ambicioso, la actividad interdisciplinaria -siendo un avance, aún cuando pueda rendir frutos en una investigación-, deriva muchas veces en una organización del trabajo “en serie”, en el cual cada especialista ofrece lo que sabe desde una parte del todo, pero no se le otorga a “su parte” el conocimiento global para retenerlo en forma individual. Así el trabajo interdisciplinario, ofrece diversos conocimientos, pero orientados a un fin en el cual las partes quedan otra vez, excluídas.

Un ejemplo en este sentido es la labor desarrollada por la NASA5,  la que reúne especialistas de diferentes disciplinas para una misión común. De hecho su participación permite el enviar cohetes al espacio, pero no se puede decir que cada uno de los participantes conoce todas las partes o aún crezca con ellas. Ofrece su conocimiento al todo, pero para seguir él en su propio “cajón” o “nicho”. Los que tienen la llave del armario, son otros.

Incluso en investigaciones sobre cuestiones sociales o estéticas, la pura reunión de diferentes especialistas no asegura el éxito de los trabajos.

Por ello es que se viene hablando del trabajo transdisciplinario.  La preposición TRANS  significa: del otro lado, o hacia la parte opuesta, o a través de, y denota cambio o mudanza. El uso autoriza que  en casi todos los vocablos de los que forma parte se diga indistintamente trans o tras.

Así pues, en el trabajo tras o transdisciplinario, los presupuestos y los fines tienen metas comunes y por su reunión lo que se plantean es ir más allá, brincando a uno y otro lado, acabando con la línea divisoria que se llamaba principio, área o fin de una disciplina. Se propone acabar con las fronteras, pero no con el conocimiento ni con los grados de complejidad.

La intervención de especialistas de diversas disciplinas con el objeto de plantearse entre todos los mismos objetivos, lleva implícita la necesidad de “reintegrar” lo que ha estado desunido durante tanto tiempo. La buscada reunión de los campos más alejados -ciencias y artes- se ha realizado en la historia en momentos en que las condiciones de las formaciones sociales indican que hay que cambiar las maneras de pensar la realidad e identificar los problemas para avanzar como especie.

Promover el trabajo interdisciplinario es un avance, pero el asumir las dificultades del transdisciplinario y explorar y experimentar en este sentido es lo que indica el tiempo histórico y el de la especie.

LA SITUACION DE LAS DISCIPLINAS EN EL ARTE

                   Ya aceptadas y conocidas en el terreno artístico desde la década de los setentas, las Estéticas No Objetuales han creado nuevos tipos de narraciones inter y transdisciplinarias, encontrando ahora nuevos fundamentos conceptuales para su consolidación en la virtualidad y la performatividad, o teoría de la representación.

No sabemos todavía si la globalización económica, comunicacional y cultural es la que ha influído para que en el campo de las artes se registrara también la dilusión de sus fronteras, o si era un camino que las mismas especialidades indicaban, o si es una llamada de la especie desde sus profundidades, para darse más oportunidades de supervivencia. Pero es un hecho que estas líneas, bordes o lindes que dividían una disciplina de la otra, han iniciado una irreversible evolución. Es un acto contundente el que las nuevas narraciones artísticas asuman todas las opciones que antes se encontraban perfectamente diferenciadas y excluídas. Hacer de una superespecialización un camino para la mediocridad, o las terapias ocupacionales, ha llegado a su límite máximo de incompetencia, porque ¿en qué le ayuda a los muchos lo que producen sólo unos pocos?

Trabajar con la imagen fija o en movimiento, real o virtual, con los gestos corporales por medio de textos hablados o escritos, lo acústico, lo visual, permiten que los nuevos creadores de cultura artística se puedan mover en unidimensiones, bidimensiones, tridimensiones, tetradimensiones y hasta en omnidimensiones. Su inserción en la realidad también será ampliada. Como consecuencia de estos nuevos desarrollos se transformarán también las formas de distribución del arte con todo y sus interlocutores que hasta hoy -y salvo algunas excepciones- se han apropiado indiscriminadamente de la fuerza de trabajo de los artistas. Si los creadores hoy saben cuáles son los obstáculos y están ahí para resolverlos y usufructuarlos, serán los interlocutores de su propio trabajo individual y de grupo. Abrirán demandas inimaginables para su trabajo, y estarán ahí para atenderlas y consumarlas, distribuírlas.

La búsqueda intuitiva de una evolución propició, hasta ahora, propuestas muy tímidas y hasta fallidas en el trabajo interdisciplinario artístico, ya que incluía a los especialistas de cada campo o dimensión, pero sin un fin concreto común. Se podía hacer pintar a los músicos, bailar a los pintores, manejar bidimensiones o imagenes en movimiento a teatreros y bailarines, intentos estos bastante irrisorios. Pero hoy podemos avanzar más.

A través de lo transdisciplinario, se abren las puertas para propuestas que no solamente no impliquen el encerrarnos en las antiguas disciplinas, sino meditar y discutir desde ellas, para extraer de ahí lo fundamental, lo esencial y dar pie a otros productos, otras situaciones artísticas en el intercambio productivo con las otras disciplinas o interdisciplinas.

Caerán muchos feudos de poder anquilosado y mediocre. Inclusive estos nuevos planteamientos, de los que hoy vemos tan sólo pequeñas muestras, alterarán significativamente sus formas no sólo en su conceptualización, producción y realización, sino en sus vías de distribución. El abanico perceptual, estético, sensible e intelectivo de los espectadores será ampliado y enriquecido con nuevos repertorios.

Y, desde luego una vez que todo esto sea camino conocido, habrá todavía más. El reto será mayor cuando no sólo estudien, investiguen y trabajen artistas de todas procedencias, sino que incidan con los especialistas del otro campo: el científico. Esperamos eso y solo eso de los que quieren vivir desde sus profesiones-pasiones: cambios substanciales, no sólo para los amigos o los simpatizantes, sino para todos los seres humanos.

NOTAS

1 .- Hoy todo mundo acepta que es el cerebro en donde se encuentran los centros para todas sus funciones, inclusive la afectiva.

2 .- Rudolf Arnheim,Visual Thinking, Berkeley and Los Angeles: University of California Press, 1969.

3 .-Claude Bernard, Introduction à l’étude de la médicine expérimentale, 1865, I,2, II 2.

4.- Poincaré, Science et méthode, 1909, p.137.

5 .- National Aeronautic and Space Administration, E.U.

Anuncios

Acerca de yahoraquehacemosseminario

Maris Bustamante, artista visual no tradicional, académica, conferencista, escritora e investigadora, participó activamente en el Movimiento de los Grupos en México en la década de los setentas; cofundadora del No-grupo (1977-1983) y de Polvo de Gallina Negra el grupo de arte feminista más importante (1983-1993). Profesora investigadora en la Uam Azcapotzalco por 30 años, ha recibido las siguientes distinciones: Beca de Creadores e intelectuales, Fonca (1990); Artista en residencia en el Banff Centre for the Arts, Banff, Canada (1995); Fideicomiso para la Cultura México-USA/Rockefeller con la investigación: “Hacia una historia de los No Objetualismos en México: 1969-1979 (2001). Desde el 2005 funda CAHCTAS, S.C. Centro de artes, humanidades y ciencias en transdisciplina en la ciudad de México para promover y fomentar el trabajo entre artistas y científicos (www.cahctas.org). Fulbright Visitant Scholar 2008-2009 en la San Francisco State University, San Francisco, California, USA. 2010-2011 Exposición Retrospectiva del No Grupo Museo Arte Moderno, México, D.F. Maris Bustamante (1949), non traditional visual artist, academic, lecturer, writer and researcher, took active part in the Groups Movement in Mexico City in the 70´s, cofounder of No-Grupo (1977-1983) and Polvo de Gallina Negra-Black Hen Powder most important mexican feminist art Group (1983-1993). Full time professor and researcher in the Uam Azcapotzalco University for 30 years, now Professor Emerita; has been Receipient of “Intellectual and Artistic Creators” Grant, Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (1990); Artist in Residence (3 times), Banff Centre for the Arts, Banff, Canada (1995); Fideicomiso para la Cultura Mexico-USA/Rockefeller Grant, “Towards a History for Non-Objectual Arts in Mexico-USA (1969-1979)” (2001). Since 2005 funds CAHCTAS,S.C. a Center for the arts, humanities and sciences in transdiscipline in Mexico City to encourage and support work between artists and scientists. Fulbright Scholar 2008-2009 working as Visitant Professor of the year at the San Francisco State University, San Francisco, California, USA. 2008-2009. Retrospective exhibition of the No Grupo, Museum of Modern Art, México City 2010-2011.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s